“Adoramos encontrar aún esos reductos de infancia, las amapolas son sin duda uno de ellos, ese momento en el que todo era sencillo”.

Texto: Olga Martínez
Fotografía: Juan Santos Navarro