Cuando llueve, el jardín lo podemos tener en el interior.

©Olga Martínez