EL JARDÍN
le dio la libertad para abrir
nuevos caminos
y explorar siempre el mundo cambiante que le rodea
siempre inspirador, como lo es el paisaje.

GUSTAV KLIMT. (1862-1918)