Las hojas de la parrotia pérsica, en febrero todavía se resisten a dejar el árbol.