Linderhof en invierno.

Tanto o más interesante que el propio Palacio son sus espectaculares jardines y el parque que le rodea.

Baviera, Alemania.