Los días se alargan a partir de los Reyes.
Y la luz vuelve a inundarlo todo.
Poco a poco, como casi todo lo que merece la pena.