Nada como el viento de invierno nos ofrece la oportunidad de buscar cobijo