Su generosidad fue tan grande como sus hermosas fotografías.

Gracias Juan Santos Navarro.